http://www.Grander.Cat

Piscina en Trauchgau
Alemania

El bañero Engelbert Kienle de Trauchgau, acostumbra a remar contracorriente. Hace años un amigo hizo una apuesta con él. Aseguraba poder reconocer aún al día siguiente, qué agua había pasado la noche antes por un vitalizador. Si bien el bañero Kienle perdió la apuesta, ésta le acabaría dando una gran victoria espiritual: instaló un aparato vitalizador en la piscina.

El primer resultado: "Sólo después de unos pocos días ya me quedó claro, que era muy importante para el baño, ya que el agua era completamente diferente, sustancialmente más blanda. Y observé que me las arreglaba con una menor cantidad de cloro. Y esto repercute en beneficio de la gente: es más agradable para la piel, disminuyen mucho las irritaciones de ojos, y el ambiente está menos cargado".

El segundo resultado fue un control constante por parte del Instituto de Sanidad durante cuatro años - algo nada fácil para un funcionario del ayuntamiento - que demostró que, a pesar de utilizar una cantidad menor de cloro que la prescrita, no había ninguna anomalía en relación con la presencia de gérmenes. Y lo tercero que resultó fue que todos están contentos y que en Trauchgau reina la paz...

© . Grander Cat. Todos los derechos reservados.