http://www.Grander.Cat

Piscinas de aventura
Noruega

Baja de los costos de energía

Dos horas en coche al nor te de Oslo, la capital noruega, se encuentra el „Raufoss Badeland“, que goza de especial popularidad entre los niños y es una de las piscinas de aventura más grandes de Noruega. No mucho tiempo hace desde que se instaló un equipo en la tubería matriz y cuatro filtros de vitaliza- ción en los filtros y los estanques de
compensación. Razón para esta instalación fue la
esperanza de poder reducir las necesidades de energía que constituyen una gran parte del costo de operación de las piscinas. Al respecto, la directora técnica Nina Sell, explica:
„Las piscinas, por regla general, conllevan altos costos, los cuales, en gran parte, son atribuibles al consumo de energía. Podemos influir sobre nuestra rentabilidad sólo a través de la minimización de los costos, o sea, reduciendo principalmente nuestro gasto de energía eléctrica. Para el consumo base, adquirimos de la compañía productora una can- tidad fija de energía; para las horas punta, en que la demanda aumenta de golpe, debíamos comprar la energía en el mercado libre a precios muy altos. Pero, desde la instalación de la tecnología de Grander nuestra demanda de energía en las horas punta se redujo fuertemente.“
Pudimos reducir la calefacción porque los bañistas nos informaron de que el agua de la piscina era ahora más cálida.
„Estamos seguros de que también la transferencia de calor ha mejorado sustancialmente. Los parámetros - afluencia de público, horas punta, etc. – seguían siendo los mismos que en épocas comparables de los años anteriores. Sin embargo, el consumo de energía eléctrica disminuyó considerablemente.“ La problemática principal a la que debía enfrentarse la piscina de aventura durante años pudo, pues, resolverse con la ayuda de la tecnología de Grander.
Sólo unos pocos días después de la instalación, el asistente de Nina Sell se dio cuenta de que el olor a cloro en la piscina era mucho menor, los bañistas informaron de una agradable sensación en la piel y los niños ya no se quejaron de sus ojos antes siempre enrojecidos.

© . Grander Cat. Todos los derechos reservados.